Las plantas en la salud

   Observando la naturaleza, compruebo como además de los animales, existen otros seres vivos, las plantas, sin citar los minerales y aunque nunca he sabido la razón de su existencia, es la búsqueda de su utilidad para las personas lo que mueve la necesidad de este espacio cultural informativo de riguroso estudio.

   La nutrición nos enseña: a elegir alimentos que contienen en sí mismos los elementos naturales que son preventivos o curativos de enfermedades, de tal suerte que si la zanahoria optimiza el flujo de la sangre en el ojo, el tomate, con su licopeno es un verdadero alimento para la sangre y el corazón al igual que la uva, las nueces favorecen el desarrollo de neurotransmisores o las judías ayudan a mantener las funciones renales, el apio aporta sodio para el relleno de las necesidades esqueléticas y las berenjenas y peras con todos sus componentes nutricionales ayudan a la salud al igual que el boniato regula el índice glucémico o la cebolla favoreciendo la limpieza de los desperdicios de las células.

   La oxidación de los lípidos en la mitocondria puede ser debida a la acumulación de hierro en el organismo y el daño causado permite paliarse con la corteza del mango. Cuando el intestino no se mueve con regularidad o no se vacía completamente, pueden producirse toxinas que acceden al torrente sanguíneo y producen enfermedades mientras alimentos como las peras, las uvas, la papaya, o el aceite de oliva favorecen la evacuación. Existen partes de cuerpo como las manos, las uñas, los pies, la piel o el cuero cabelludo susceptibles de focalizar infecciones en las que la leche o la cúrcuma es muy útil para el tratamiento de los hongos. El ejercicio aeróbico en grupo puede ser tan efectivo como los antidepresivos como el dormir una hora de más, reduce hasta un tercio las posibilidades de que cualquier persona padezca sobrepeso, lo que convierte al sueño en un arma contra la obesidad y no es necesario ser experto científico en biomedicina, ni en nutrición, ni leer las últimas investigaciones científicas, para saberlo, puesto que basta observar como disminuyendo las horas de sueño por jugar con el ordenador o la videoconsola o ver programas televisivos nocturnos, te enriqueces con trastornos como el insomnio impidiendo un sueño reparador.

  • Aloe Vera   por María Asunción Segarra Esbrí.
  • El Olivo   por María Asunción Segarra Esbrí.
  • © Copyright J.S.E. - 2011

    http://www.chert.org


    www.000webhost.com