La  espeleología  por  Chert

    Cuando hablamos de simas, cuevas y abrigos nos referimos a los bonitos tesoros naturales que existen en los montes de nuestra geografía en forma de cavidades y grutas visitables yendo un día de excursión calzado con unas simples botas y un gran saco de respeto con el medioambiente y como generalmente no están acondicionadas para el entretenimiento turístico masivo, debemos recordar siempre que en algunas, por su peligrosidad, únicamente pueden acceder los especialistas en espeleología gracias a su preparación para entrar en las entrañas de la tierra y disponer del equipo necesario como cuerdas, linternas, escaleras, cascos, incluso botellas de oxígeno y equipos de buceo, además de dominar todo tipo de técnicas montañeras y de escalada, debiendo poseer también unas características psicológicas adicionales que nos permitan desenvolvernos con total tranquilidad en situaciones en donde la soledad es de lo más absoluta, ya que domina el silencio y la luz natural queda lejos en la distancia, lo que exige una gran preparación mental al encontrarnos aislados en un entorno donde se pierden las referencias tanto espaciales como temporales y la certeza de estar en ocasiones muy lejos de la salida, afectan psíquicamente a la persona porque el mundo subterráneo puede ser fantástico pero también terrible según la preparación y predisposición anímica del visitante de la cueva.

    En algunas ocasiones la presencia de una cavidad suele llevar asociado la existencia de un importante recurso hídrico, apareciendo una fuente o manantial formando parte inseparable de los acuíferos que nos abastecen y que han sido aprovechados tanto para el servicio poblacional como fuente de energía en la industria y el regadío aunque conviene no olvidar que si somos amantes del buceo, por debajo de los acantilados marítimos también las podemos encontrar.

    A consecuencia de los procesos físico químicos que rigen las interacciones de disolución entre el agua, la roca y el aire en la circulación de las aguas subterráneas por el subsuelo de las zonas de roca calcárea, se forman las cavidades naturales y en las que por su proximidad pasa el agua subterránea, existen estalactitas colgando del techo en forma cónica que se forman por la filtración del agua gota a gota al depositarse los residuos cálcicos o salinos que contiene, cuando las gotas golpean el suelo aparecen las estalagmitas siempre por debajo de las estalactitas y si una estalactita se junta con una estalagmita constituye lo que se llama columna pero conviene recordar que no obligatoriamente las vamos a encontrar en todas.

    En principio muchas de las cuevas terrestres fueron utilizadas como refugio, habitación, cárcel, incluso santuario, facilitando el estudio del conocimiento de nuestros orígenes al guardar y conservar yacimientos arqueológicos de diferentes épocas remotas, de hecho, los restos de los primeros humanos europeos conocidos fueron localizados en cuevas, algunas descubiertas por espeleólogos y aparte de los aspectos antropológicos y culturales, también podemos encontrar información sobre el medioambiente del pasado terrestre por la gran geodiversidad de los fenómenos subterráneos, evidenciando el rico patrimonio geológico y los recursos naturales susceptibles de uso y aprovechamiento sin olvidar los aspectos biológicos y ecológicos de sus frágiles ecosistemas constituidos por los seres vivos que en ocasiones albergan en unas condiciones de elevada humedad y total oscuridad.

    Una de las características de Chert son las montañas llanas que lo rodean de calizas secundarias con incrustaciones de moluscos y aunque han sido utilizadas como explotaciones mineras en la extracción de bloques macizos de piedra para su aprovechamiento en la construcción y decoración, contienen un importante numero de cavidades, algunas de imposible acceso pero otras de sencillo y muy interesantes.

© Copyright Lo Lleó del Maestrat - 2004

㉿ Musicright Manu - 2005

0
www.000webhost.com