"de Traiguera a Chert"

por el camino de las ermitas de San Vicente en el Maestrazgo


    En el norte del pueblo de Traiguera, acompañada de la fuente conocida como de San Vicente, junto al puente y los lavaderos, en un entorno muy bien conservado en el mismo barranco, encontramos la capilla de San Vicente Ferrer. Una curiosa capilla que nos despierta la atención por el hecho de ser muy grande y tener el techo en bóveda encima de una fuente con arco, estando todo el conjunto labrado en piedra de sillería.

Capilla de San Vicente Ferrer en Traiguera

    Después de haber llenado la cantimplora de la fresca agua en la fuente de San Vicente y comprobado el avituallamiento de la mochila, avanzamos hacia el este por el camino alrededor de la población que, girando en suave curvatura a la derecha de 360º, nos conduce en ligera ascensión hacia la calle de la Iglesia con su bonita puerta lateral y majestuoso campanario, continuando por la calle Mayor, calle San Cristóbal, plaza del Arrabal y calle Ramón y Cajal en dirección oeste buscando la salida del pueblo hacia La Jana hasta llegar a las inmediaciones del cementerio, que dejando la calle principal, antes carretera, tomamos el camino de nuestra derecha que por su alrededor circula. Se trata de un muy buen camino con el primer medio kilómetro asfaltado. Cuando hemos andado algo más de un kilómetro desde la ermita, aparece en dirección S-O una bajada hacia la gran balsa formada por acumulación de agua que llena la cantera de arcilla usada hace muchos años en la fabricación de ladrillos, bordemos la balsa por el camino dejándola a la izquierda de nuestro itinerario hasta que se bifurca el camino hacia el sur y hacia el oeste, tomando esta última dirección que corresponde con nuestra derecha en el sentido de marcha. Durante los próximos trescientos metros el camino asciende levemente en línea recta y uniéndose a él otro por la izquierda en el comienzo de la curva que nos lleva cincuenta metros en dirección norte hasta el árbol que con un rápido giro a la izquierda de 360º debemos ascender el cambio de rasante hasta la otra curva cincuenta metros más arriba con giro a la derecha. A los veinticinco metros nace un camino a nuestra derecha pero continuamos por el principal que con una gran curvatura a la izquierda durante los próximos doscientos metros nos conduce en dirección oeste, seguimos más de un kilómetro hasta encontrar un par de granjas a nuestra izquierda y a unos trescientos cincuenta metros, un cruce de caminos con una edificación abandonada que se levanta a la izquierda del camino después del cruce y seguimos andando en línea recta sin desviarnos durante los próximos seiscientos metros hasta que el camino nos obliga a deber atravesar la carretera de Canet lo Roig a La Jana junto a una granja. Cincuenta metros antes de llegar a la carretera y la granja, el camino se desvía con una curva a la izquierda en dirección sur, pero nosotros no tomamos esta dirección y seguimos recto porque se trata de la vieja carretera asfaltada de La Jana a Canet lo Roig en un tramo hoy abandonado.

    Cruzada la carretera de La Jana a Canet lo Roig, continuamos recto en dirección oeste sin desviarnos durante los novecientos metros siguientes para trazarnos una curvatura a la izquierda y un gran arco posterior hacia el sur de unos trescientos cincuenta metros, con curva derecha izquierda desde la que nace un estrecho camino el dirección N-O. Continuamos el trayecto durante trescientos metros, hasta encontrar un par de granjas construidas oblicuamente entre ellas a nuestra izquierda que es el sur de camino. Después de cincuenta metros, un camino perpendicular aparece a nuestra izquierda en dirección sur, pero nosotros continuamos en dirección recta hacia el oeste trescientos metros más para cruzarnos con otro caminos similar que de forma oblicua en dirección SO-NE viene desde la carretera N-232. En el cruce hay edificada una granja de dos naves a la izquierda y el camino que debemos seguir es el de la izquierda, el que se acerca a la carretera ,olvidándonos del que girando a la derecha nos aleja. A unos cien metros del cruce hay un gran árbol a la izquierda del camino y a la derecha, un trazado abandonado que se supone debería ser nuestro itinerario, ahora intransitable lleno de plantas silvestres propias de monte bajo. Desde el cruce anterior y sin saberlo, estamos caminando por encima de la Vía Augusta durante más de cuatrocientos metros hasta alcanzar la carretera N-232 que no llegaremos a cruzar, sino que, tomando la vía de servicio durante cincuenta metros en dirección oeste hacia Chert, continuaremos por el camino que allí aparece en forma de arco por el norte de la carretera N-232 durante los próximos quinientos metros. Si giramos la vista hacia el este en dirección La Jana podremos observar recto al otro lado de la carretera N-232, el viejo camino de Chert a la Jana y a cien metros junto a la Vía Augusta, otra granja nos sirve de referencia y posicionamiento. Mientras andamos por el tramo de arco citado, a unos ciento cincuenta metros nace otro camino en dirección norte y ciento cincuenta metros después un segundo en dirección N-O y un tramo abandonado en dirección N-E lleno de las plantas propias de monte bajo que, como he dicho antes, lo hacen intransitable y es por donde habríamos salido en caso de que estuviese operativo. Continuamos doscientos metros más en dirección oeste, de nuevo nos acercamos a las inmediaciones de la carretera N-232 y aquí durante trescientos metros, andaremos por la vía de servicio para retomar al trazado del antiguo camino y posteriormente, en paralelo pero al norte de la carretera con unos trescientos cincuenta metros de camino original. Hay que advertir que las modificaciones y ampliaciones de las carreteras del Estado, con trazados en algunas ocasiones por encima de estas vías, son absorbidas o abandonadas según la necesidad de lo obra.

    De nuevo, la carretera N-232 durante los próximo doscientos metros nos borra el itinerario y aprovechamos nuestro avance haciendo uso de la vía de servicio para reencontrar el camino que de un arco de trescientos metros vuelve a confluir en la carretera N-232, aprovechamos los siguientes setecientos metros para hacer uso de la vía de servicio. Al otro lado de la carretera N-232, es decir, al sur del trazado hay un yermo que lo rodea el camino, allí estaba el Mas de Bruno hoy desaparecido por ampliación del trazado de la carretera N-232 pero carece de interés el cruzar la carretera N-232 para no ver nada y arriesgarse a entorpecer la circulación rodada. A partir de este instante ya no volveremos a ser molestados por la carretera N-232 y pisaremos el camino original de La Jana a Chert aunque en realidad desde hace un rato coincide con el de Traiguera a Chert. Continuamos cuatrocientos metros por el viejo camino de tierra hasta alcanzar el camí dels Bandeixats que lo cruza perpendicularmente, a nuestra izquierda está cuarenta metros asfaltado hasta la la carretera N-232 que lo cruza y hacia nuestra derecha en dirección norte continua de tierra, siguiendo recto hacia el oeste, ahora el camino tiene el firme de asfalto hasta el pueblo de Chert, por lo que no hay pérdida. Durante los siguientes ochocientos metros es recto con ligera ascensión y después nos aparece un granja de dos naves por nuestra izquierda al sur del camino. Una leve curvatura izquierda derecha nos acerca a una gran curva a la izquierda que después de cincuenta metros gira fuertemente a la derecha con cambio de rasante y recto itinerario. Es este punto un cruce de caminos y la capelleta de Santa Bàbera nos orientan y posicionan, Continuamos el avance por el camino asfaltado para pasar por el pou de les Arxiles que aparece a la derecha, en la cuneta norte con dulce ascenso del trayecto pero cómodo de caminar contemplando el paisaje y disfrutando del entorno para, casi sin darnos cuenta, divisar con sorpresa la proximidad del pueblo de Chert. El camino nos ofrece un arco por la ladera de la montaña de nuestra derecha al norte del trayecto para descender por la cañada hasta el barranco de la Fuente, allí el asfalto dá un giro de noventa grados a la izquierda en dirección sur pero nosotros, abandonando el arfalto academos al comino de hormigón qye subiendo recto nos conduce a la calle Independencia de Chert. En medio de la calle hay una glorieta con una olivera y empieza el paseo, Aproximadamente a su mitad, estaba la desaparecida ermita de San Vicente Ferrer en Chert, su fachada posterior se alineaba con la calle Benicasim y enfrente del su fachada, un árbol más grande que el resto de los plantados en el paseo, lo podemos ver crecido si el lector se toma la molestia de acceder a la interesante lectura del artículo de D. Juan Antonio Micó Navarro titulado "La ermita de San Vicente Ferrer de Xert", un monumento histórico desaparecido y se da la oportunidad de contemplar la ilustración fotográfica que en su día tomó con su máquina de retratar Agfa Billy F8.8 Julián Segarra Ferreres vecino del nº 8 de esta calle desde 1924.

© Copyright Lo Lleó del Maestrat - 2008

http://www.chert.org


www.000webhost.com