El Maestrazgo

Una efemérides muy nuestra de hace tan solo 700 años

por Julián Segarra Esbrí

D

e las grandes ordenes militares hispánicas, la Orden de Montesa después de la fusión con la Orden de San Jorge de Alfama previa renuncia del quinto Gran Maestre Rdo. Frey don Berenguer March con la condición de llevar la cruz roja de San Jorge y llamarse Orden de Nuestra Señora o Santa María de Montesa y San Jorge de Alfama, es la menos estudiada y en consecuencia la gran desconocida por su concreta localización geográfica en el Reino de Valencia, el reducido campo de acción territorial y su nacimiento para solución a los problemas originados en el flanco meridional de la Corona de Aragón.

       Con de la desaparición de la Orden del Temple, el rey Jaime II de Aragón decidió tener una Orden Militar como tenían los reyes de Castilla y enviando al noble valenciano don Vidal de Vilanova a parlamentar con el Papa Clemente V con la pretensión de crear una nueva Orden con los bienes de los Templarios y de los Hospitalarios del Reino de Valencia, no hubo acuerdo, pero su sucesor papal Juan XXII, el 10 de junio de 1317 y ante la nueva embajada real aragonesa, accede a la voluntad del monarca aragonés promulgando la Bula "Pía Matris Eclesia cura, de fidelium salute solicita" para la Orden Militar de Santa María de Montesa.

       La orden papal faculta a Frey Pere Alegre, Abad del monasterio de Santes Creus para elegir el primer Gran Maestre de Santa María de Montesa y San Jorge de Alfama que, en la capilla de Santa Agueda del palacio real de Barcelona, ante el Rey Jaime II, el Obispo de la Ciudad, los Abades cistercienses de Santes Creus, Valdigna y Benifasá, caballeros de las Ordenes de la Merced, de San Juan del Hospital, San Jorge de Alfama y Frey don Gonzalo Gómez comendador de Alcañiz con plenos poderes del Maestre de Calatrava, se imponía el 22 de julio de 1319 el hábito de la nueva Orden a don Galcerán de Bellerra, a don Erimau de Eroles y a don Guillem de Eril, que será nombrado el primer Gran Maestre de la Orden de Santa María de Montesa y San Jorge de Alfama.

       En el día de su fundación, don Guillem de Eril vistió el hábito a ocho caballeros más, a don Fernando de Aragón, don Berenguer de Eril, don Bernardo de Monsonís, don Bernardo de Aramont, don Guillem de Aguilar, don Bernardo Pedriza, don Bernardo de Roca, don Berenguer de Torrent y el rey don Jaime II, cede a la Orden el castillo y villa de Montesa con la alquería de Vallada al sur del Reino como centro de la institución y para estabilizar aquella zona de especial probable peligrosidad por la proximidad musulmana, al considerarlo plaza fuerte e inexpugnable y además, fronterizo a tierra de moros. Es el Clavero don Erimau de Eroles quien tomará posesión de los territorios de la Orden porque durante el mes de agosto enferma gravemente y fallece don Guillem de Eril en Peñíscola el día 4 de octubre de 1319 y por ello, Juan XXII extenderá nueva Bula por la que delega nuevamente en el Abad de Santes Creus la elección de un muevo Maestre de Montesa para el 27 de febrero de 1320 en que Frey Arnau Soler, comendador de Aliaga en la Orden del Hospital y personaje cercano al Rey Jaime II, será elegido sucesor como Gran Maestre, dando nuevos alicientes a la Orden, acelerando su asentamiento y consolidación hacia el tercer Gran Maestre Frey Pedro de Thous que fue gran hombre de acción y de honor.

       El 23 de marzo de 1320, doce caballeros, el prior y dieciocho freiles-clérigos, delegaron en el Gran Maestre Frey Arnau Soler el poder hacer confirmaciones para conceder nuevas franquicias y durante la primavera y verano recorrió los dominios ratificando las libertades de Silla, Sueca, Beniarrés, Bailía de Moncada, encomienda de Cervera, Alcalá, Onda y Peñíscola, señoríos de Villafamés y valle de Perputxent, procediendo a nombrar síndicos con sus poderes, tanto de juramento de fidelidad, como de confirmación de privilegios, siendo finalmente en la realidad práctica el Clavero quien, en principio solo tenía a cargo las llaves del Sacro Convento que se construirá en su mayor parte entre 1330 a 1530 durante los 200 años de mandatos de Frey Pere de Thous, Frey Luís Despuig y Frey Francesc Bernat Despuig, el que impondrá realmente el juramento al reconocimiento de las libertades y como quiera que la villa de mayor demografía era San Mateo con 900 vecinos y junto con el palacio de Valencia también era residencia del Gran Maestre, se convertirá en el mayor centro de la Orden desde el día 17 de septiembre, siendo las rentas de la Bailía de Cervera establecidas en 35.331 sueldos, más del doble que para Cuevas y Peñíscola que en el año de 1320, la encomienda de Cuevas se valoraba por 17.600 sueldos y la de Peñíscola 17.340 sueldos.

       El favor real se consolidó cuando el día 11 de marzo de 1321 otorgó al castillo de Montesa de una serie de privilegios que equiparaban la donación a la de los antiguos dominios templarios y hospitalarios por las amplias franquicias concedidas por los monarcas aragoneses predecesores y que se completó el día 1 de abril de 1322 con la confirmación del conjunto de privilegios que gozaban las dos Ordenes en los dominios valencianos, por ello, Montesa debió corresponder al Monarca con su apoyo y participación en 1323 en la conquista de Cerdeña y de hecho, el rey Jaime II le otorgará importantes franquicias en aquella isla mediterránea o Reino de Cerdeña el día 26 de febrero de 1324, también los Grandes Maestres de la Orden de Montesa apoyaron constantemente a los reyes aragoneses en todas sus empresas, tanto internas con su participación en las guerras de Reconquista como exteriores de expansión por el mediterráneo, de las que son claro ejemplo el combate de Frey Pedro de Thous luchando contra los unionistas a consecuencia de la rebelión de la Unión aragonesa y valenciana a raíz del intento del rey Pedro IV de Aragón El Ceremonioso o "el del punyalet" de transmitir sus derechos a Constanza o el Gran Maestre don Luís Despuig que junto a Juan II, padre de Fernando El Católico, participó en el sitio de Tortosa durante la guerra civil catalana o guerra de los payeses de remensas tras la muerte de su hijo Carlos de Viana que gobernaba en Cataluña, sin olvidar la importante presencia de la Orden en la conquista de Nápoles junto al rey Alfonso el Magnánimo en 1410 y 1412 con su activa intervención en las campañas italianas junto al rey Alfonso V en las que el Gran Maestre Frey Romeu de Corbera al mando de una galera, combatió en las insurrecciones tanto en Cerdeña como en Sicilia, nombrándole Almirante de la Flota en las luchas contra los genoveses a los que derrotó en la Foz de Pisa y propiciará el dominio aragonés sobre el Reino de Nápoles en cuyas campañas destacó el que luego será el séptimo Gran Maestre Frey Gilabert de Monsoniu.

       Para una información general podemos acceder al contenido del dominio internáutico http://www.maestrat.info

© Copyright Lo Lleó del Maestrat - 2017

http://www.maestrat.info


www.000webhost.com