La velada del licor carajillo SEGARRA de Xert

Por Odette Calvo Covelli

    Cuando en 1.946 regresó del servicio militar Julián Segarra Ortí, empezó a visitar los Clientes de su padre Julián Segarra Ferreres, ampliando ruta hasta la costa. Un buen día conoció en el bar Rosales de Vinaròs al Sr. Bautista Sanz, el tío Saldoni que le propuso comprarle en Peñíscola. Retomó los Clientes de su padre en esta plaza como Dª. Noema Pruñonosa y algunos de su abuelo como el Sr. Francisco Forner, el tío Morro y el Sr. Facundo Guillén del bar Barrabaja (término marinero del fondo en la Islas Columbretes) le pidió una caja de Brandy SEGARRA animándole a seguir sin fallar ningún sábado de su vida a la cita semanal con el pueblo peñíscolano hasta que se jubiló y continuó su hijo.

    Corría el año de 1.960 cuando en Peñíscola empezaron los preparativos para el rodaje de la famosa película “El Cid” cambiándose por completo la imagen de la población y tras su finalización en 1.961 empezó a tomar renombre internacional al hilo de “Calabuig” rodada anteriormente. Vinieron artistas universales y los peñíscolanos quisieron agasajar a aquellos prestigiosos personajes con los productos de su tierra, allí tuvo la ocasión por primera vez Charlton Heston de probar el Brandy del Maestrazgo muy popular y consumido en los bares de Peñíscola incluso para los carajillos por exigencia de los propios peñiscolanos.

Botella de Licor Carajillo SEGARRA

    Para colofón y despedida del rodaje de la película, la Productora quiso montar un “party” en el que por recomendación del propio Charlton Heston se precisaban unas cajas de Brandy SEGARRA. El Sr. Segarra estuvo comentando con el anfitrión que si bien el Brandy SEGARRA era muy apreciado en la población, sus Clientes eran mayoritariamente hombres y si en la velada había que agasajar también a las actrices este producto no encajaba en el evento, era más versátil el Licor Carajillo SEGARRA y con la invitación, se abarcaría a un mayor número de personas, además, tenía la ventaja añadida que quien no tolerase el alcohol lo podía quemar en la tacita del Licor Carajillo SEGARRA hasta que se apagase. El resultado fue espectacular, todo el mundo quedó encantado y agradecido, el sábado quisieron conocer al fabricante de la deliciosa bebida, las actrices y actores felicitaron personalmente al Sr. Segarra por su sorprendente y exquisito licor carajillo, comentándole sus graciosas anécdotas...

    El consumo de esta bebida se puede hacer entorno a un pequeño ceremonial, se calienta en el microondas las tacitas necesarias según el número de personas invitadas y cuando empieza a borbotear se retiran del horno. Las personas que lo desean, le prenden fuego al Licor Carajillo SEGARRA de su tacita removiéndolo según su criterio y las que les molesta el exceso de alcohol, continúan hasta que se agote la llama, dejando enfriar un poco el borde de la tacita para no quemarse los labios. En definitiva, compartir la velada en armonía con los amigos o en la intimidad de la familia. Un recuerdo inolvidable de nuestro paso por El Maestrazgo que agrada repetir al regresar a nuestra propia casa.

© Copyright O.C.C. - 2007

http://www.chert.org


www.000webhost.com