EL LIMON

por Mª Asunción Segarra Esbrí

   El limonero, árbol frutal de hoja perenne, es una variedad híbrida de la familia de las rutáceas, del género citrus. Puede alcanzar más de 4 metros de altura. Su fruto es el limón, una fruta comestible de sabor ácido y muy aromática que posee un alto contenido en vitamina C y en menor cantidad A, E y del grupo B, ácido cítrico y minerales; altas dosis de potasio, fósforo, cobre, magnesio, zinc, hierro, calcio y manganeso, pectina, caroteno, sales de potasa y glucosa.

   Todas sus partes son útiles. Posee una madera dura y amarillenta con corteza lisa muy apreciada para trabajos de ebanistería.

   El limonero es originario del sudeste asiático y fue desconocido por griegos y romanos, siendo mencionado por primera vez en libros de agricultura hacia el siglo III. Importado desde China en el siglo XII su cultivo no se desarrolló en occidente hasta después de la conquista árabe en España, extendiéndose por todo el litoral mediterráneo debido a la benignidad del clima.

   Los poderes medicinales del limón fueros exaltados por primera vez en el siglo XI, por el famoso médico y filósofo Avicena que le atribuyó propiedades contra la fiebre, los vómitos, la ictericia y las malas digestiones. Sin embargo, no fue hasta cuando se realizaron los grandes viajes, con Cristóbal Colón, que el limón pasó a ser una gran reserva de defensas contra la enfermedad del escorbuto.

   Su fruto se utiliza para la elaboración de postres ( se usa su piel para aromatizar), su zumo en bebidas naturales como la limonada, las rodajas como adorno en bebidas, por la acidez de su jugo, se puede utilizar para potabilizar agua (se añaden 4 ó 5 gotas en un vaso con agua y se deja actuar unos minutos, destruye los microbios y ciertos virus en pocos minutos, por lo que se reconoce en esta fruta un poder bactericida muy alto.

   Todas las sustancias extrañas y nocivas que se alojan en el cuerpo serán erradicadas a través de la ingesta de limón, pues el efecto que produce su jugo es totalmente desintoxicante y purificador, equilibrando de modo natural el funcionamiento de los órganos. La acumulación de sustancias extrañas en el organismo produce acidificación y corrompe el normal funcionamiento del mismo, por lo que es uno de los más poderosos remedios terapéuticos y excelente regulador en muchos casos de enfermedades. Puede disolver sustancias duras alojadas en los órganos que causan dolores y enfermedades difíciles de curar.

   La base de la buena salud es la sangre pura y el limón es la fruta por excelencia para purificarla.

   Con el fin de depurar el organismo de los venenos que se van acumulando en él, es importante realizar de cuando en cuando una cura de este cítrico, al menos una vez al año. Este tratamiento no sirve solamente para limpiar nuestra sangre y organismo, sino que también puede usarse en cualquier padecimiento.

   Es conveniente observar que cuando se lleva a cabo una cura con limón se debe mantener una vida sana e ingerir alimentos naturales. Entonces la cura será exitosa.

   Para hacer una cura de limón, se comienza tomando el jugo de un limón el primer día (puro, sin nada de azúcar ni agua) y se va aumentando uno por día hasta llegar a diez (el décimo día se debe tomar el jugo de diez limones). Luego se baja gradualmente hasta llegar nuevamente a uno.

   Es posible que cuando se realiza una cura de limón, esta provoque cierto malestar, incluso erupciones en la piel, esto es señal de que el limón está purificando la sangre, eliminando las sustancias malsanas.

   La mejor manera de tomar limón mientras se realiza la cura, es succionarlo con una pajita a pequeños sorbos, de esta forma se evitan las sensaciones desagradables que puedan sentirse en los dientes y así evitar que pueda desgastar el esmalte.

   Al jugo del limón se le han atribuido notables propiedades curativas. Es beneficioso para la circulación sanguínea y reduce el colesterol, ayuda en la digestión, es blanqueador y astringente, el ácido ascórbico es de probada eficacia para mantener el sistema inmunológico alto, concentra gran cantidad de vitamina C necesaria contra resfriados y enfermedades reumáticas.

   Se le considera un agente antimicrobial de amplio espectro contra las infecciones bacterianas y por hongos; eficaz contra parásitos internos y gusanos, regula la tensión arterial alta, es antidepresivo ya que combate la tensión y desordenes nerviosos. Estimulante de las funciones del páncreas y del hígado actúa contra las grasas, por este motivo es eficaz en dietas de adelgazamiento. Incluso se integra en muchos detergentes antigrasa.

   Aunque se le atribuyen muchas propiedades, lo más destacable es el efecto que produce sobre quistes y tumores, se le considera un producto milagroso para matar células cancerígenas (10.000 veces más potente que la quimioterapia) buen protector en la prevención de algunos tipos de cáncer (destruye células malignas en doce tipos de cáncer.

   El limón combate eficazmente más de doscientas enfermedades de modo natural.

   Problemas estomacales, obesidad, indigestión, gastritis, intoxicaciones producidas por comidas abundantes, enfermedades del corazón, palpitaciones, dolores de cabeza, cáncer, problemas de riñones, uretritis, trastornos urinarios, enfermedades del hígado, hemorragias, tuberculosis, enfermedades de las linfas, acné, catarros, resfriados, gripes, fiebres de todo tipo, problemas causados por inyecciones, úlceras, afecciones de la piel, caspa, seborrea, herpes, inflamaciones del estómago por ventosidades, sarna, difteria, parásitos internos y externos, escarlatina, viruela, escorbuto, epilepsia, insomnio, tifus, problemas de nervios, ansiedad, depresiones, hipocondría, melancolías, pólipos, inapetencia, desgana, falta de concentración, hinchazones, enfermedades de los pulmones, tabaquismo, adicciones, caída del cabello (frotando el cuero cabelludo con una mezcla de jugo de limón y cebolla), mordeduras de animales, estreñimiento, diabetes, como reemplazante del yodo en la desinfección de heridas, malaria, apendicitis, paludismo diarrea, caída del estómago, enfermedades de la matriz, problemas de la vejiga, cálculos, beriberi, calcificación arterial, abscesos en el estomago, picaduras de insectos, dolor de cabeza, fortalece las encías, cura la gingivitis, calma neuralgias y punzadas nerviosas, evita y combate la vejez prematura, purifica la sangre, combate la debilidad sexual, evita el derrame de bilis, ayuda a la digestión.

   Siempre es bueno saber nuevos remedios naturales y cuando del limón se trata, no dudemos nunca en utilizarlo, los beneficios son más de los que uno espera.

© Copyright M.A.S.E. - 2011

http://www.chert.org


www.000webhost.com