Vicent

Por Jesús Moya Casado

     El día 29 de septiembre de 1759, en acto público celebrado en la Plaza Mayor de Elche, fueron bautizados los dos autómatas construidos para el reloj de la Torre de la Vela.

     El 25 de noviembre de 1571 se ordenó hacer un reloj con campana para ponerlo en una de las torres para que se pueda ver desde la plaza vieja. Para sufragar este reloj se creó un impuesto en la molienda "durante el tiempo que sea necesario.

     El Contrato con Alonso Gaytán firmado el 26 de diciembre de 1571 tiene las sigueinte clausulas:

La Torre de la Vela.

     • Tendría cinco meses de plazo para la construcción de la armadura y el artificio.

     • El peso debe ser superior a 30 arrobas.

     • El artificio debe de sonar cuartos de hora.

     • Se le abonaría 270 libras según se fuera cobrando del impuesto de molienda por semanas o tercias.

     • Corría por cuenta del Concejo la construcción de las partes de madera, los materiales de yeso y cal y el jornal del maestro.

     • Debería de construir un bulto en figura de hombre, para que suene los cuertos y las horas. La madera la proporcionaría el Concejo.

     • Se quedaría con el reloj viejo, cuyo valor se le descontaría del nuevo.

     El reloj fue terminado en 1572, y montado en la Torre de la Vela o Centinela. Sus campanas fueron bendecidas en la ermita de San Jaime el 15 de enero de 1573. En ese año se aprobó la construcción del chapitel del reloj.

     En el año 1725 Fray Vicente de Jerusalén, religioso descalzo, maestro de relojeros, se ofreció para modificarlo para "mudarle el espíritu y hacerle de péndulo, en cuya forma estará permanentemente".

     En el año 1759 con motivo de la reparación de la torre chapitel del reloj, se hicieron dos figuras que aparentan tocar las horas. En el día de San Miguel, el 29 de septiembre, fueron bautizadas con el nombre de Miguel Calendura (“Miquel Calendura”) al que toca las horas y Vicente, sin padre, (“Vicent sense pare”) al que toca los cuartos, este sería conocido en el futuro como “Calendureta”.

     Ya en el año 1870 Calendura es pintado a la cola por Gabriel Baeza Vicente, de Elche, el 17 de diciembre de 1870 con motivo de las próximas fiestas del Centenario de la Venida de la Virgen, realizando la siguiente composición de colores a Miguel Calendura:

Vicent.

     • casaca encarnada.

     • pantalón amarillo.

     • botas negras.

     • morrión negro (con pompón de seda blanco regalo de José María Ruiz).

     En el año 1879 el reloj fue trasladado a la torre del Concejo y fue Don Natividad Cantó, maestro titular de Arquitectura y Ornato, quien dirigió la obra y colocación del reloj y su esfera. Su esfera era de cristal limado que se iluminaba, tenía transparentes de vidrios de colores en las cuatro ventanas laterales colocadas por el hojalatero Antonio Pascual, donde se estableció un calendario en el que se indicaba: día de la semana, día del mes, mes y año.

     El día 23 de febrero de 1879, a las siete de la tarde fue inaugurado el reloj iluminado.

     El 21 de febrero de 1879, a las dos de la tarde, cesó Calendura de dar martillazos y las campanas fueron trasladadas al nuevo reloj que se había construido en el ayuntamiento. Así finalizaban 306 años de reloj y 119 años de Miguel y Vicente.

     Sin embargo la poca sonoridad de las campanas en la Torre del ayuntamiento hicieron que se volvieran a trasladar las campanas otra vez a la Torre de la Vela. El 31 de mayo de 1880 a las tres de la mañana empezó el traslado, y el 1 de junio a las nueve de la noche se volvieron a escuchar las campanas en la Torre Calendura.

     Las figuras de Miquel y Vicent fueron renovadas por el ebanista José Pérez Sánchez, haciendo de nuevo a Vicente.

     En las imágenes se pueden la Torre de la Vela y a Vicent.

© Copyright J.M.C. - 2017

http://www.chert.org


www.000webhost.com