Alfonso “El Magnánimo”

Por Jesús Moya Casado

     Alfonso “El Magnánimo” contrajo solemnes nupcias en presencia del Papa Benedicto XIII en la Catedral de Valencia con María de Castilla, hermana del rey Juan II e hija de Enrique III “El Doliente” y por tanto prima suya. El oficiante fue un gran amigo de Alfonso: el Canónigo Alfonso de Borja recién llegado a Valencia tras asistir al Concilio de Constanza.

     Tuvo intensos contactos diplomáticos con el imperio de Etiopía. Uno de los mayores boatos de los que se tienen noticias fue cuando en 1428, recibió una carta de Yeshaq I de Etiopía, entregada en mano por dos dignatarios con una gran corte de emisarios, visires y caballos de pura sangre árabes tan rícamente vestidos y enjaezados que fue noticia en todas las cortes reales conocidas. Con la entrega de esta carta se proponía una alianza contra los musulmanes, sellada por un doble matrimonio, el del infante Don Pedro con la hija de Yeshaq, a condición de que éste llevara a Etiopía a un grupo de menestrales. En un mensaje enviado al sucesor de Yeshaq, Zara Yagob en 1450, escribía que estaría encantado de enviarlos si se garantizaba su seguridad, ya que en una ocasión anterior toda una partida de trece de sus súbditos habían perecido en el viaje.

     Su muerte, ocurrió el 27 de junio de 1458 en el castillo del Ovo (Nápoles).

     En 1671 Pedro Antonio de Aragón, virrey de Nápoles obtuvo el permiso para trasladar desde allí los restos de Alfonso "El Magnánimo" y depositarlos en los Sepulcros Reales del monasterio de Poblet. Se construyó una tumba con gran pedestal junto a los sepulcros reales, en el crucero, en el lado del Evangelio. Sólo queda en la actualidad la base o pedestal restaurado

© Copyright J.M.C. - 2015

http://www.chert.org


www.000webhost.com