LAS  FIESTAS  DE  LA  MAGDALENA

RAZONES DE SU MOVILIDAD

por Arturo Esteve Comes.

    Con la llegada del tercer sábado de Cuaresma comienzan las fiestas de la Magdalena. La Cuaresma (cuadragésima) está estrechamente relacionada con la celebración de la Pascua judía y ésta, con el equinocio de primavera y con las fases de la luna.

    Los judíos celebran la Pascua en la noche del primer día de luna llena después de entrada la primavera. Es el despertar de la naturaleza y el inicio de importantes actividades agrícolas y ganaderas.

Cerro de la Magdalena en Castellón de La Plana.

    El cristianismo, al igual que con otras fechas o hechos señalados (recordemos la Natividad o la mágica noche de San Juan), adoptó la efeméride en su calendario festivo. En esta ocasión, el motivo esgrimido para evitar connotaciones de tipo telúrico o terrenal fue el recuerdo de la resurrección y ascensión de Jesucristo a los Cielos.

    La fiesta cristiana recibió el nombre de Pascua del Señor, aunque nos resultan igualmente familiares los nombres de Pascua Florida, Domingo de Pascua, Domingo de Resurrección o Domingo de Gloria. Para que no coincidiera con la Pascua judía, el concilio de Nicea (325) estableció que tuviera lugar el primer domingo después del plenilunio que sigue a la entrada de la primavera. Fijada la fecha, debemos retroceder, excluyendo los domingos, cuarenta días, por los cuarenta que Jesús ayunó, los cuarenta del diluvio o los cuarenta años que el pueblo judío vagó por el desierto, hasta llegar al miércoles de Ceniza, jornada en la que oficialmente entra la Cuaresma. A partir de ese día, contamos hasta el tercer sábado (en otras épocas hasta el tercer domingo) para fijar el inicio de las fiestas mayores de Castellón.

    El método utilizado para determinar el día que comienzan la Cuaresma y la Magdalena implica una relación directa entre el ciclo de la Tierra en su giro alrededor del sol (año solar) y el de la luna al circundar la Tierra (mes lunar). Por esta razón, las variaciones anuales de la fecha de inicio de las festividades pueden ser superiores a la duración de un mes del calendario oficial. Buena prueba de ello es que las fiestas de la Magdalena del año 2008 comenzaron el 23 de febrero y las del año 2011, el 26 de marzo. La existencia de años bisiestos complica un tanto la cuestión y da lugar a situaciones singulares: en el año 2032, el Domingo de Magdalena caerá el 29 de febrero. Esta circunstancia no volverá a repetirse hasta el siglo XXII.

    Para mayor ampliación de conocimiento, se puede consultar el libro "Relatos de nuestra historia" de Arturo Esteve Comes en Castellón de La Plana.

© Copyright A.E.C. - 2019

http://www.chert.org


www.000webhost.com